Memorias y retos en torno a los comunes

Aurora Santos

«La sierra era de nuestros padres y abuelos, de nuestros rebaños, de los lobos que nos los comían, del viento gallego que allí afilaba sus navajas cortantes».

 Aquilino Ribeiro, Cuando los lobos aúllan.

 

49 4 CaleaoTierraVoz1

Collage de Aurora Santos

Conversatorios entre montes y leiras1

En São Lourenço da Montaria (freguesia del municipio de Viana do Castelo, en las faldas de Serra d’Arga, Portugal), vienen dinamizándose algunos «conversatorios con gentes de la tierra», una iniciativa de Estrume à leira con la que se pretende generar espacios de (re)conocimiento, reflexión y dinamización en torno a lo agrario y lo rural. En la relación de las comunidades con el territorio, en su forma de aprovechamiento de los recursos, pudimos hablar de los usos y costumbres y de las prácticas y conocimientos asociados a los sistemas agrícolas y pastorales tradicionales. En estos recorridos temporales surgen también los comunes, un legado de la gestión colectiva y de responsabilidad compartida sobre aquello que es de todas.

El último conversatorio tuvo lugar en Arga de Baixo, reuniendo a quien recuerda sus montes pastoreados y a quien aún lleva su ganado y rebaños al monte. Pero ¿por qué convocar pastores y pastoras a la sierra? En un conversatorio previo sobre la gestión de montes comunales (baldios en portugués) en el noroeste del Minho, surgió la problemática de la desvinculación de las comunidades locales con estas tierras comunes, por lo que buscábamos entender mejor cómo había sido antes esta relación y cómo fue modificada.

Del pastoreo a la floresta. Memorias de la desposesión

En estos pueblos serranos (como en otros de Portugal), el monte fue un soporte fundamental para las comunidades y un elemento indispensable del engranaje del metabolismo agrario de entonces. El monte era lugar de uso y usufructo común, bien para el pastoreo, bien de apoyo a la agricultura, esencial para la reproducción de la vida. En él pastoreaban vacas, ovejas y cabras, y en él se recogían los matos (tojos, brezos, carqueixas…), usados para la cama de los animales; una vez pisados y curtidos con el estiércol, generaban el abono para fertilizar los campos. El monte permitía así ampliar la superficie de tierra propicia para el pastoreo, con sus matos y pastos, a la vez que complementaba la actividad de cultivo en las tierras arables.

 
   El monte era lugar de uso y usufructo común, bien para el pastoreo bien de apoyo a la agricultura, esencial para la reproducción de la vida.   
 

Todas las personas guardan memorias de los vínculos con el monte o la sierra, ya que «todas tenían ganado, unas más, otras menos, rara era la casa que no tuviese un rebaño de cabras u ovejas». Nos hablan de las dinámicas diarias y estacionales del pastoreo, de lo que se alimentaban los animales, de la convivencia de las personas en la sierra, o de la organización del trabajo mediante sistemas cooperativos, como cuando se llevaba el ganado y rebaños «a la vez» (un día una persona o familia, otro día otra). Como parte de la economía familiar se vendían cabritos y corderos, así como algunos productos de la lavoura2, «de ahí se vivía». La piel de las cabras se usaba para fabricar el fole, saco para transportar el maíz hasta los molinos de agua. La lana de las ovejas era hilada y tejida. Las vacas eran importantes animales de trabajo, y su leche también era aprovechada, para consumo o transformada, batida para hacer mantequilla. Las personas recuerdan el monte de otra forma, ya que «no había matorral como hay ahora». La limpieza del monte se hacía con el pastoreo de los animales, y los pastos eran más abundantes. Los matos que se recogían del monte también se usaban para atizar la lumbre y para el horno, «se hacían aquellas pilas de tojo para luego cocer el pan». En el invierno se recogía del monte leña, árboles viejos o leña de genista.

Llegó a haber grandes rebaños en la sierra, uno con hasta 1200 cabezas de cabras y ovejas. «Me crie con las cabras, [solo] las vendimos cuando plantaron la sierra». La creación del «Régimen Forestal» a inicios del siglo xx, y la forestación de los baldíos durante el periodo de la dictadura de Salazar, cambiaron la íntima relación que las comunidades tenían con sus montes. En los años 40, con la apertura de la carretera por los «Servicios Forestales» hacia el punto más alto de Serra d’Arga, «empezaron a llegar los guardias, orientando los trabajos y empezando las plantaciones». En 1949 transcurría ya la plantación de pino en Montaria, donde algunas personas llegaron a trabajar, sobre todo las que económicamente se vieron obligadas a ello.

Con la forestación en la sierra se prohibió la libre circulación de los animales, «no se autorizaba el ganado que iba solo». Los guardias forestales vigilaban que los animales no accediesen a las áreas plantadas, multando las infracciones. Las gentes de Arga se opusieron a la forestación, «todo el pueblo protestó, pero de poco sirvió». La plantación se llevó por delante gran parte de la sierra, sin embargo, gracias a la resistencia de la gente, se dejaron algunas franjas de pastos en las zonas bajas del monte y en las altiplanicies, que fueron cercadas y reservadas para el ganado bovino. ¿Y qué pasó con los rebaños? «¡Se fue todo!». Aunque las ovejas todavía podían pastorear en los campos y zonas bajas del monte, «las cabras fueron las primeras en desaparecer», «lo que quieren es matorral». «Se hizo obligatorio venderlas [y] empezaron a desaparecer los pastores…». 

 
   Una vez plantada la sierra, se deja de poder llevar los animales al monte, en pastoreo libre, como siempre lo habían hecho.   
 

La economía de las familias se asentaba en estas tierras comunes de acceso y soporte para toda la comunidad, pudiendo satisfacer en/con ellas sus necesidades. Una vez plantada la sierra, se deja de poder llevar los animales al monte, en pastoreo libre, como siempre lo habían hecho. Se limita el área de pastoreo y el número de animales, y también la posibilidad de obtener ingresos con la venta que se hacía de ellos o de sus productos. Las personas pasan a vender su fuerza de trabajo, y el principal beneficiario de la sierra pasa a ser el Estado, que solamente deja el salario. Finalizados los trabajos de la plantación, y después los del corte de la madera, a partir de los años 60 un gran parte de población emigra, primero los hombres, más tarde también algunas mujeres. Aun existiendo otras razones para las olas de emigración y el éxodo rural, la forestación de los montes habría anticipado estos flujos. 

Vínculos que se pierden

Solamente después del 25 de abril de 1974 (fin de la dictadura), los baldíos se devuelven al pueblo, muy a pesar de que parte del pueblo ya se había ido y que los baldíos ya no eran monte sino florestas. «Las personas se empezaron a organizar, se hicieron unas actas para tomar posesión», refiere alguien que participó en la formación de la primera comisión de baldíos, y se optó en aquel entonces por la cogestión del baldío con los «Servicios Forestales». Las tareas de venta de la madera, plantaciones y vigilancia las siguió haciendo el Estado, quedándose con el 40 % de los ingresos de la venta de la madera. La sierra ardió varias veces, y pocos son los pinos que restan actualmente. «Si hubiese más rebaños, el monte estaría ahora más limpio, no habría tanto abandono, no habría tantos incendios». Arde el matorral y se pierde suelo, y «lo que más crece en Serra d’Arga es piedra». A la problemática de los incendios y erosión se añade la de las especies invasoras, introducidas por los «Servicios Forestales», desde las acacias (Acacia melanoxylon y A. dealbata) a la espinosa Hakea sericea. La cogestión con el Estado, aunque más ventajosa al inicio, ya que la población no contaba con medios para la gestión forestal, es dificultosa y genera descontento - «el monte está libre para las cabras, pero si quieres ir a coger un pino no lo está…», «aunque haya leña seca tienes que pedir permiso». Los problemas de gestión forestal y ambiental que hoy presentan los baldíos, aquí tan solo simplificados, son el reflejo de todo un proceso histórico. La menor presencia de personas, y su menor dependencia de los baldíos, los hizo finalmente más ajenos.

La invasión y apropiación de los baldíos por el Estado fue un golpe para las comunidades, una desposesión. Le siguieron otras - como la desposesión de los saberes y prácticas que aseguraban la relación y cultura de sostenibilidad con los territorios - durante lo que fue el proceso de modernización agraria en las últimas décadas del siglo XX, y las políticas agrícolas que le acompañaron. Frecuentemente es señalado por la gente el cierre de los puestos de la leche en las varias freguesias —y así «se acabaron las vacas»— como una de las causas de la emigración (más tardía, a partir de los años 90), y también el sentir que «la lavoura comenzó a no dar», con menor autonomía, «ahora hay que comprar la semilla, el abono, el herbicida, el tractor…». Se pierden los vínculos y mundos campesinos, íntima y metabólicamente conectados al territorio, y se pasa a otros sometidos a las reglas del progreso.

Vínculos que resisten

A pesar de la realidad demográfica, de las transformaciones o del «abandono» de la actividad agraria, hay personas que se quedaron, otras que volvieron, y en los montes, en la sierra y a sus pies, el pastoreo y las lavouras siguen, así como la gestión de los recursos comunes. A modo de ejemplo, los sistemas tradicionales de riego compartido en Montaria, culturalmente enraizados, con una forma propia de aprovechamiento y de gestión colectiva del agua, (aún) están vivos, y en gran medida porque (aún) se cultiva maíz. El riego de este cereal en verano requiere retener, conducir y distribuir el agua hacia cada leira. Desde São João a finales de agosto, las aguas «entran en cuenta», y cada casa tiene sus días, sus horas o partes del día. Antes del reparto, cada año se hacen los trabajos colectivos de limpieza y manutención de las presas y canales de riego. Quien aún cultiva maíz y, por tanto, quien aún tiene animales (y estiércol), es quien mantiene vivos los flujos de estas aguas y la organización social asociada, siendo sistemas que aún responden a las necesidades.

En el caso del pastoreo, hay quien mantiene pequeños rebaños de ovejas, pero solo en los campos, bien porque sus pastores y pastoras ya son mayores, o porque cambiaron las dinámicas con el lobo: «las ovejas ya no pueden ir al monte, el lobo las agarra y ni nos enteramos». Son únicamente dos los pastores que aún mantienen en Montaria rebaños de cabras y las llevan al monte, dedicándose por entero a esta actividad, no ausente de dificultades. La presencia del lobo es una de ellas. Siempre hubo lobo en la sierra, pero «si hubiese más rebaños, el lobo tendría más para comer». También comentan los obstáculos burocráticos asociados a la actividad ganadera, desde los retrasos en el pago de las indemnizaciones por la pérdida de animales, a las trabas con el tipo de explotación y sus requisitos. Son las subvenciones de la PAC las que terminan determinando la dimensión y manejo de los rebaños, y son en última instancia las que mantienen actualmente la actividad agrícola y pastoril en estos lugares. También juegan un importante papel las personas mayores, que aún jubiladas insisten por gusto en mantenerse activas, cuidando sus campos, sus animales, sus couves-galegas. Comenta uno de los pastores de cabras que su actividad se sostiene con la venta de los cabritos y, a veces, al haber demanda, con los chivos y cabras más viejas, lo que le anima a seguir, a pesar de todo. En su opinión, y en forma de reto: «ahora lo que el monte necesita es gente, gente con coraje para echar las cabras al monte». Un reto que retoma lo agrario como aliento de los territorios rurales y de las posibilidades de los comunes. Porque retoma ese eje vertebrador sobre el que se articulan, o se pueden reactivar, los vínculos con la tierra.

Aurora Santos
Estrume à leira

1 Terrenos de cultivo de pequeña extensión

2 Cultivo de la tierra

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.