Gerardo Moreno Marcos

Como respuesta a los retos ambientales que afrontamos, han surgido numerosas voces en contra del consumo de carne y de las explotaciones ganaderas, acusadas de su alta huella ecológica, y muy especialmente de ser responsables en buena medida de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). En este artículo se discute sobre cuánto de verdad hay en estas afirmaciones y en qué medida depende del tipo de ganadería.

 

 

Ganaderia01 Monfrague LaVera PedroHerrera

 Foto: Pedro M. Herrera

Ganaderia02 2017 Montejo PedroHerrera

 Foto: Pedro M. Herrera

En conjunto, la producción de alimentos supone más del 20 % de las emisiones mundiales de GEI, superando el 25 % si consideramos la cadena alimentaria completa. Las estimaciones más recientes de la FAO sitúan en un 14,5 % el peso de los productos de origen animal en las emisiones de GEI a escala global. [1] Entre los GEI destaca el dióxido de carbono (CO2) procedente fundamentalmente de la combustión de gas natural, carbón, petróleo y derivados en procesos industriales, transporte y uso doméstico, una parte de los cuales tiene que ver con la producción de alimentos. El CO2 se emite también hacia la atmósfera con la tala y quema de bosques y la desecación de humedales, realizadas mayoritariamente para conseguir nuevas tierras de cultivo. También el laboreo del suelo favorece la liberación de grandes cantidades CO2, al acelerar la descomposición de la materia orgánica. El metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O), son GEI con mayor potencial de calentamiento de la atmósfera que el CO2, y son emitidos en gran medida por actividades agrícolas y ganaderas. Los cultivos de regadío (especialmente arroz), la digestión entérica del ganado vacuno, ovino y caprino (rumiantes), y la gestión de purines en la industria del porcino son tres fuentes de metano en la atmósfera de gran relevancia en la actualidad. El uso masivo de fertilizantes nitrogenados, especialmente en cultivos intensivos de regadío (muchos dedicados a la producción de piensos y forrajes), y el manejo de los estiércoles en granjas intensivas son las fuentes principales de óxido nitroso.

Además, las críticas a la ganadería se extienden a la gran proporción de tierras que se utilizan para alimentar el ganado (70 % de las tierras agrícolas, según la FAO) [2] y al elevado consumo de agua (en promedio 5000 l de agua / kg ternera). Sin embargo, estas conclusiones y tendencias se basan en análisis de datos globales que ocultan la realidad de modelos de producción animal, muy diferentes en cuanto a sus impactos y potenciales beneficios.

Ganadería intensiva vs. extensiva

 
   La mitad de las tierras cultivadas en el mundo se emplean para la producción de piensos y forrajes consumidos por la ganadería intensiva   
 

Sorprendentemente, varios estudios recientes, [3] concluyen que la ganadería intensiva, alimentada con forrajes y piensos, es mucho más eficiente que la ganadería extensiva, alimentada por aprovechamiento de los pastos naturales. Se basan en que la mayor productividad de la primera hace que se consuma menos suelo y agua, y se emitan menos GEI por unidad de alimento producido. Esta mayor eficiencia de la ganadería intensiva se basa en la selección genética y las mejoras en alimentación y de manejo en las granjas con el uso de raciones unifeed formuladas para la alta producción, la implementación de programas sanitarios preventivos, el uso de la inseminación artificial y el control reproductivo. Es urgente contrarrestar estos argumentos científicos y técnicos que acusan a la ganadería extensiva de producir una huella ecológica tan negativa, impulsados en muchos casos por los lobbies de la ganadería intensiva.

A la ganadería extensiva, en primer lugar, se le acusa de utilizar mucha más tierra para producir cada unidad de alimento (kg de proteína). Lo que sí es cierto es que la mitad de las tierras cultivadas en el mundo se emplean para la producción de piensos y forrajes consumidos por la ganadería intensiva [4] y este sector consume un tercio de la producción mundial de cereales. [5] Estas tierras podrían utilizarse para cultivar alimentos de origen vegetal, produciendo entre 2 y 50 veces más proteína vegetal útil para la alimentación humana.

En cambio, los rumiantes de la ganadería extensiva se alimentan con pastos naturales (herbáceos y leñosos), ricos en celulosa no útil para la alimentación humana. Por ello, al contrario que la ganadería intensiva, la extensiva no compite con la producción de alimentos de origen vegetal. Según la FAO, en el mundo hay en torno a 35 millones de km2 de pastos (frente a los aproximadamente 15 millones de km2 de tierras cultivadas) [6] que ocupan tierras marginales (climas extremos, desiertos, montañas...) no aptas para ser cultivadas. Si no se aprovecharan para alimentar la ganadería extensiva, haría falta poner en cultivo muchas más tierras para alimentar a la población mundial. Y si se cultivaran, la productividad sería escasa y la degradación inmediata, causando graves problemas ambientales.

Por tanto, abandonar la producción animal en los pastos extensivos en favor de la producción vegetal tendría más desventajas que ventajas ambientales. Además, las emisiones de GEI atribuidas a la ganadería extensiva no necesariamente disminuirían al eliminarla. Si los recursos forrajeros no los consumieran las vacas, cabras y ovejas, lo harían los grandes herbívoros silvestres como el ciervo, emitiendo cantidades equivalentes de CO2 a la atmósfera. [7] De hecho, los grandes herbívoros pastaron por todos los rincones de la tierra durante millones de años sin provocar un aumento de GEI en la atmósfera. Si los pastos sin ganadería no fueran colonizados por grandes herbívoros silvestres, otros organismos menores, desde insectos a hongos y bacterias, emitirían igualmente el carbono hacia la atmósfera. Y si evolucionan hacia formaciones arbustivas y arboladas, los grandes incendios que seguirían décadas después provocarían igualmente la emisión de grandes cantidades de GEI; es decir, cesar la actividad pastoral no redundaría en la reducción de las emisiones de GEI, como mucho se retrasaría un poco.

También es común encontrar informes que señalan que se consume mucha más agua para producir alimentos de origen animal que vegetal, y de nuevo es un mensaje confuso. La ganadería intensiva basa su alimentación en forrajes y piensos producidos mayoritariamente en cultivos intensivos de regadío (basta ver los infinitos campos de maíz regados por grandes pívots), que consumen grandes volúmenes de agua azul. El consumo de agua azul tiene costes ambientales y compite con usos antrópicos. En cambio, los pastos que alimentan la ganadería extensiva consumen agua de lluvia, denominada agua verde, sin coste económico ni ambiental y, por tanto, no debe computarse como un recurso consumido, como tampoco el uso de la superficie ocupada por pastos extensivos. Mientras que para producir alimento para la ganadería intensiva mundial se están sustituyendo bosques por pastos y cultivos, la ganadería extensiva contribuye a la conservación de muchos hábitats y especies. De hecho, el mapa europeo de espacios agrícolas de alto valor natural está dominado por estos y otros pastos aprovechados por la ganadería extensiva. [8] Mediante la conservación de pastos, la ganadería extensiva puede dar como resultado un sistema de producción de alimentos neutro en carbono. Nuestros estudios muestran que el secuestro de carbono en suelo (en forma de materia orgánica) y biomasa de los árboles compensa las emisiones de GEI emitidos por el ganado vacuno y ovino que pasta en la dehesa. [9] 

 
   Mediante la conservación de pastos, la ganadería extensiva puede dar como resultado un sistema de producción de alimentos neutro en carbono   
 
 

 

Ganaderia01 Monfrague LaVera PedroHerrera

 Foto: Pedro M. Herrera

Ganaderia02 2017 Montejo PedroHerrera

 Foto: Pedro M. Herrera

Comer menos carne, pero de más calidad

En el Estado español, el espectacular aumento de la producción de carne se explica fundamentalmente por el incremento en la producción de cerdo y pollo, ambos prototipos de producción animal en granjas industriales. Para estas especies, la producción se multiplicó por 18 y 129 respectivamente entre la década de los sesenta y la actualidad, según el MAPA. Este crecimiento que sigue la ganadería intensiva forma parte de los problemas ambientales que tiene nuestro planeta, no solo por la deforestación y las emisiones de GEI, sino también por la contaminación del agua con nitratos y de la atmósfera con amonio de los purines y estiércoles.

Y, en cierto modo, la ganadería intensiva contribuye a la hambruna más que a remediarla, en la medida en que este modelo de producción animal consume tierra que podría ser utilizada para producir raciones de alimento de forma más eficiente. La necesidad de avanzar hacia una dieta menos cárnica no puede obviarse, pero debemos diferenciar los productos de la ganadería intensiva de los productos de la ganadería extensiva. Y a las campañas que propugnan consumir menos carne en las sociedades ricas, habría que decir que sí, pero añadir que la que se consuma provenga de la ganadería extensiva, que contribuye a la conservación del territorio y sus valores naturales. En el caso de ovejas y cabras, el 36 % se alimenta solo de pasto; el 52 %, con suplementos; y el 12 %, en intensivo, sin pastoreo. Aunque no disponemos de información para el vacuno, sospechamos que las cifras son similares a las de los pequeños rumiantes.

Estudios recientes han demostrado la mayor calidad de la carne procedente de animales alimentados con pastos frente a los engordados con piensos y forrajes cultivados. La carne de animales alimentados con pasto tiene un perfil de ácidos grasos más saludable, aunque también más susceptible de oxidación, por lo que exige un consumo más inmediato.

Evolución de la producción de carne en España, expresada en toneladas de canal para los principales animales sacrificados

Ganaderia Grafico01

Fuente: Elaborado por el autor a partir de los datos del Anuario Agroalimentario del Ministerio de Agricultura

Conclusiones

La ganadería extensiva se alimenta de biomasa no aprovechable por los humanos, y producida en suelos no cultivables. Esta biomasa se transforma así en carne, leche, lana y otras producciones de gran calidad, contribuyendo a la economía local, a la vez que reduce el riesgo de grandes incendios y genera múltiples beneficios ambientales. La ganadería extensiva no debe ser considerada causante del aumento de gases de efecto invernadero en la atmósfera, pero sí debe afrontar importantes retos y mejorar sus modelos de producción y comercialización. Para ello debe salir de su papel actual de simple eslabón de la cadena de la producción industrial de carne y afrontar un proceso de diferenciación a diversas escalas.


Gerardo Moreno Marcos

INDEHESA. Instituto de Investigación de la Dehesa. Universidad de Extremadura



[1]     Pierre J. Gerber et al., Enfrentando el cambio climático a través de la ganadería. Una evaluación global de las emisiones y oportunidades de mitigación. (Roma: FAO, 2013)

[2]     Joseph Poore y Thomas Nemecek, «Reducing food’s environmental impacts through producers and consumers». Science 360 (2018): 987-992.

[3]     Andrew Balmford et al., «The environmental costs and benefits of high-yield farming». Nature sustainability 1 (2018): 477.

[4]    Anne Mottet et al., «Livestock: On our plates or eating at our table? A new analysis of the feed/food debate». Global Food Security 14 (2017): 1-8.

[5]Modelo de Evaluación Ambiental de la Ganadería Mundial (GLEAM). Disponible en FAO 

[6]    Pablo Manzano y Shanon R. White, «Intensifying pastoralism may not reduce greenhouse gas emissions: wildlife-dominated landscape scenarios as a baseline in life cycle analysis». Climate Research 77 (2019): 91-97.

[7]    Fabrice Gouriveau et al. ¿Qué tipo de políticas de la UE necesitamos para mantener los Sistemas Agrarios de Alto Valor Natural y la biodiversidad? Documento de orientación elaborado en el marco de HNV-Link. (2019) Disponible en PDF en Entretantos

[8]   Mireia Llorente y Gerardo Moreno, «Sistemas ganaderos ligados a la Dehesa: Alimentos que mitigan el Cambio Climático», Redmedia.org (5 de diciembre de 2019). Disponible en Redremedia.org

 

  PARA SABER MÁS

   Informe La ganadería y su contribución al cambio climático, de Amigos de la Tierra, disponible en www.tierra.org

 

 

blog comments powered by Disqus

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.