Laia de Ahumada

Article disponible en català

Las nuevas tecnologías generan infinidad de interrogantes y sugieren múltiples enfoques, tantos como el incesante nacimiento de nuevas aplicaciones que nos facilitan la vida, nos estimulan la curiosidad y nos generan una gran cantidad de deseos que nunca conseguimos saciar. Es cierto que, por coherencia, es necesario buscar una respuesta a todos esos interrogantes básicos que conforman nuestra sociedad globalizada y fácilmente manipulable, una sociedad que ya hace años nos anunciaba Orwell en 1984 y, actualmente, Loriga en Rendición. Se trata de preguntas como: ¿En manos de quién estamos? ¿A quién le damos la posibilidad del control de nuestros datos y, por tanto, de nuestras vidas? ¿Es sostenible todo ello y hasta cuándo? Pero a pesar de la importancia de responder a cada una de estas preguntas, y de actuar en consecuencia, existen otras cuestiones relacionadas con temas —que podríamos calificar de filosóficos, pero no por ello menos importantes— que quedan escondidos tras el ruido provocado por las redes sociales; son las que hacen referencia a las conexiones interiores, a la soledad y al silencio, sobre las cuales también es necesario reflexionar.

A raíz de la pandemia se está viviendo un goteo de habitantes de las ciudades hacia las zonas rurales que, antes de interesarse por cualquier otro tipo de servicio asistencial, piden un determinado nivel de cobertura para poder teletrabajar. Y este mismo servicio ya hace tiempo que se reclama desde las zonas rurales —a menudo sin repuesta alguna— para poder trabajar con la misma celeridad y buenas condiciones que en la ciudad; porque es sabido que en las fincas rurales también existen infinidad de asuntos que se solucionan por la vía telemática, desde la gestión del negocio a la creación de redes de soporte mutuo.

Esta conexión es ventajosa, no solo laboral sino personalmente, porque tranquiliza llevar en el bolsillo un aparato que te comunica con el mundo, que te permite pedir ayuda si la necesitas en un momento dado, que te hace sentir acompañada aunque estés apacentando un rebaño en la cima de una montaña y que, además, te ayuda a distraerte con noticias y múltiples redes sociales. Y no se trata de cuestionar el valor que tiene compartir a través de las redes sociales todo tipo de acontecimientos: cómo crecen las verduras, pacen los rebaños o brotan los frutos, sino de cuestionarnos qué nos aporta realmente a nosotras, cuál es nuestro grado de dependencia, o hasta qué punto nos sentimos incapaces de enfrentarnos a la soledad, la propia y la del entorno, desconocida por su enorme magnitud.

Tener una buena conexión es útil, y pensar actualmente de otra manera es dar la espalda a un mundo que avanza, pero también es necesario preguntarse si muchas veces este mundo no avanza sin estar nosotras presentes, distraídas y absortas en otros paisajes que nada tienen que ver con nosotras.

 
07 Atelier Paysane

 Foto: Atelier Paysan

08 Atelier Paysane

 Foto: Atelier Paysan

En estos tiempos que vivimos, se multiplican las reflexiones sobre la dicotomía entre el campo y la ciudad. De la ciudad se echa de menos una cultura que etimológicamente significaba, entre otras acepciones, cultivar la tierra. Del campo se añora, como decía Thoreau, un lugar donde poder «vivir con la energía y la sencillez espartana necesarias para eliminar todo lo que no es vida». Las personas que habitan en una y otra buscan un espacio donde poder vivir con conciencia, ser conscientes de la vida que viven. Un pastor comentaba que a menudo vivía estresado colgado del teléfono, pero que a pesar de ello, en su día a día, encontraba momentos para conectarse consigo mismo porque su entorno natural se lo ponía fácil; a veces, sencillamente, contemplando o tocando la tierra. Es todo un reto conseguir estar donde estás, presente y consciente, a pesar de todos los estímulos externos.

Para conectarse sin cobertura es necesaria la soledad, pero ahora ya no apetecen soledades ni silencios, porque nos hacen ser conscientes del avispero que tenemos en la cabeza, y nos dan miedo. Y es que el silencio exterior no es sinónimo de silencio interior, y son largas y peliagudas las soledades con una misma. El móvil, en estos casos, nos salva a menudo del vacío y nos hace partícipes de una carrera desenfrenada, con el pensamiento a toda velocidad. La frenada en seco nos asusta y postergamos el momento con mil distracciones porque sabemos que el pensamiento se vuelve loco de quietudes, se agota al no tener más conversaciones que las propias. ¿Somos más felices? No lo sé. Lo cierto es que la vida es un tira y afloja entre el silencio y el ruido, y este últimamente lo llena todo, y a menudo echamos de menos una vida más pausada que nos permita tener espacios interiores de silencio, de presente y de presencia.

No es fácil conectarse con una misma porque nos produce vértigo la propia profundidad, nos da miedo la vida, en definitiva, y no sabemos sostenernos a nosotras mismas; siempre buscamos alguien o algo que nos sostenga para no extraviarnos en interioridades abismales que nos asustan, que no sabemos cómo gestionar; y volvemos a correr tras mil deseos que son necesidades —y como tales, ilimitados— dejando a un lado nuestro deseo primordial de ser quienes somos.

Se trata de tener una conexión profunda sin necesidad de cobertura exterior. Cómo hacerlo, lo decide cada una: ¿campo o ciudad?, ¿con o sin móvil?, ¿ruido o silencio? Aquí cada una escoge el «buen lugar», la eutopía que vive en su interior a la espera de ser reconocida y habitada.

Laia de Ahumada

Escritora y miembro del equipo de Terra Franca

blog comments powered by Disqus

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.