Entrevista a Diego Montón, secretario de CLOC-Vía Campesina y miembro del Movimiento Nacional Campesino Indígena de Argentina (MNCI)

Revista SABC

Comunidad de Piedras Cajamarca Colombia Exposicion We Feed the World Foto Federico Pardo

Comunidad de Piedras, en Cajamarca, Colombia, que paralizó una intervención minera y cultiva arracacha de forma ecológica. Exposición «We Feed the World». Foto: Federico Pardo

Cooperativa Las Diosas Esteli Nicaragua 1500 mujeres victivas violencia machista Exposicion We Feed The World Foto Susana Meiselas

Cooperativa Las Diosas, en Estelí, Nicaragua, que agrupa a mil quinientas mujeres víctimas de la violencia machista. Exposición «We Feed The World». Foto: Susana Meiselas

 

Las noticias que llegan últimamente desde América Latina muestran un preocupante auge de gobiernos de extrema derecha, procesos judiciales contra políticos progresistas y un aumento de la violencia en las calles. Sabiendo la complejidad que entrañan estos procesos regionales, hemos querido empezar preguntando a los movimientos campesinos su punto de vista sobre esta situación.


EN LOS ÚLTIMOS AÑOS, ESTAMOS OBSERVANDO UNA OFENSIVA CONTRA LOS GOBIERNOS PROGRESISTAS DE AMÉRICA LATINA. ¿A QUÉ SE DEBE?

Hay que reconocer que una de las razones se corresponde con el agotamiento de la propuesta político-económica imperante durante el auge de gobiernos progresistas, lo que llamamos, para simplificar, políticas de neodesarrollismo. Fue un modelo que no terminó de profundizar en los cambios estructurales que necesita nuestro continente para poder desarrollar su vida con soberanía y autonomía, y eso fracturó lo que en general eran coaliciones de gobiernos progresistas de la región que plantearon una alianza de clase. La crisis de 2008 debilitó muchos de estos procesos, que quizá no se habían terminado tampoco de consolidar con el acompañamiento y movilización que requería esa nueva etapa.

Una de las características que tuvo ese planteamiento del neodesarrollismo fue justamente conservar al agronegocio como una pata importante de la dinámica económica y financiera de la región. Eso fue provocado también por los altos precios que tuvieron los commodities, que fueron inyecciones de dólares para todas nuestras economías emergentes, pero sin duda marcó la debilidad del proceso y en el campo lo sentimos con fuerza. A pesar de todas las críticas que hicimos de no haber resuelto la cuestión de la tierra ni haber planteado la soberanía alimentaria como un pilar del proceso de unidad democrática latinoamericana, hoy estamos padeciendo una violencia y una persecución nunca antes vivida en el campo.

¿CÓMO VEIS DESDE LA CLOC EL PANORAMA POLÍTICO DE LA REGIÓN?

Es evidente que existe una clara contraofensiva del imperialismo norteamericano, con una estrategia que se ha ido multiplicando en distintos puntos de América Latina. Los grandes medios de comunicación han sido herramientas para deslegitimar y perseguir a distintos líderes políticos y sociales, instalando mentiras como si fueran verdades (la famosa posverdad). Han sido muchos los liderazgos afectados, pero cabe destacar a Rafael Correa, a Lula y a Cristina Fernández de Kirchner, por lo que implica de daño democrático sacar de la escena a dirigentes con un amplio electorado.

¿ESA VIOLENCIA ESTÁ RELACIONADA CON LOS INTERESES EN EL CONTROL SOBRE VUESTROS BIENES NATURALES? ¿POR PARTE DE LOS GRANDES PODERES LOCALES O TAMBIÉN POR INTERESES DE EE. UU.?

Sí, sin ninguna duda, esa es la segunda de las razones de la ofensiva. Hay un escenario de disputa de los bienes comunes por parte del capital financiero internacional. La retirada del estado nacional agudiza todo esto ya que, de alguna manera, en los casos de gobiernos más progresistas, como Argentina, lograba ser un actor de regulación. Aunque el agronegocio continuaba siendo un factor importante de la economía, el estado generó múltiples herramientas para garantizar la vida y promover la agricultura campesina. Ahora, sin embargo, los gobiernos están directamente controlados por representantes de empresas subordinadas al capital extranjero y, fundamentalmente, a la estrategia de las embajadas gringas asociadas a las políticas que el FMI va planteando. En el caso de Argentina, puedo decir que son de total subordinación a todos los niveles.

Es evidente el claro objetivo estratégico de EE. UU. de subordinar no solo los bienes naturales, sino varias dimensiones de la economía a empresas norteamericanas, por ejemplo, las obras públicas. Por eso, esta ofensiva no solo la padecemos la clase trabajadora y el campesinado, sino también un sector del empresariado nacional que está siendo hostigado para replegarse y dejar avanzar a las empresas norteamericanas. Y, por supuesto, tiene mucho que ver con el papel de China, con quien nuestro intercambio comercial venía creciendo. En el sur de Argentina había una base de investigación tecnológica china y EE. UU. ha colocado una base militar muy cerca, lo que muestra un ejemplo de la situación.

Y CON RESPECTO A LAS POLÍTICAS AGRARIAS, ¿ESTÁIS YA SINTIENDO ESOS CAMBIOS?, ¿HAY EJEMPLOS CONCRETOS DE CÓMO DESAPARECE ESTE APOYO A LA AGROECOLOGÍA?

Sí, en primer lugar, hay una clara ofensiva contra la agricultura campesina y familiar asociada a su estigmatización, que presenta al campesino como un sujeto no productivo y atrasado. Y, en segundo lugar, claro, un cambio en las políticas. Yo puedo hablar con detalle del caso de Argentina. Lo primero que hizo el gobierno de Macri fue retirar todos los impuestos a la exportación de commodities. La soja, por ejemplo, con el Gobierno de Kirchner pagaba el 40 % en la exportación y suponía un ingreso importante para el estado. Macri lo ha bajado hasta el 25 % y no lo ha bajado más porque fue el propio FMI quien lo impidió, ya que no iba a haber cómo pagar los intereses de la deuda en ese caso. Teníamos una secretaría de estado de agricultura familiar y pasó a ser una dirección: han despedido a más de 500 técnicos de esa secretaría. También desapareció la dirección que atendía la conflictividad de tierra, sumado a que había una ley que limitaba la extranjerización de la tierra y ahora ha sido modificada para facilitarla. Había una herramienta fundamental que era el monotributo social agropecuario, una forma de facturar para el campesinado y una obra social para la salud, y eso también se dio de baja... Por un lado, han eliminado las herramientas con las que las organizaciones podíamos hacer frente a las situaciones duras y, por otro, han facilitado que vengan capitales extranjeros a apropiarse de la tierra. Hoy, en la región, la prioridad es recuperar la democracia para poder continuar la lucha por la soberanía alimentaria.

  Lo primero que hizo el gobierno de Macri fue retirar todos los impuestos a la exportación de commodities. La soja, por ejemplo, con el Gobierno de Kirchner pagaba el 40 % en la exportación y suponía un ingreso importante para el estado. Macri lo ha bajado hasta el 25 % y no lo ha bajado más porque fue el propio FMI quien lo impidió, ya que no iba a haber cómo pagar los intereses de la deuda en ese caso  
 

ANTE ESTA SITUACIÓN ¿QUÉ ESTRATEGIAS TENÉIS COMO MOVIMIENTOS CAMPESINOS?

Bueno, en alianza con movimientos de trabajadores y mujeres, estamos tratando de fortalecer los lazos de solidaridad en los distintos escenarios donde ha habido más violencia, para intentar disminuir la impunidad. La mayoría de estas situaciones no se ven en los medios de comunicación, como ocurre en Venezuela, donde se ha asesinado a campesinos y hay paramilitares asociados a toda la injerencia que se promueve desde EE. UU. En Colombia tenemos un triste récord de dirigentes campesinos asesinados en el marco de unos acuerdos de paz que están muy lejos de cumplirse.

Algo muy destacable es que estamos fortaleciendo el proceso de declaración de los derechos campesinos como una herramienta para visibilizar este contexto y, además, aprovecharlo para hacer autocrítica de esos procesos progresistas truncados y plantear los horizontes hacia donde tendría que ir la política pública en el marco de la agricultura familiar y del campo. Todo el movimiento campesino está esperanzado con la aprobación de la Carta de los Derechos Campesinos en Naciones Unidas. Hemos profundizado también el esquema de formación política y técnica, mejorando la red de escuelas de agroecología y los institutos agroecológicos latinoamericanos (IALA), con una serie de encuentros de formación que van fortaleciendo la lucha en cada uno de los países. Y seguimos con campañas importantes. Debido a las leyes de privatización de semillas que las corporaciones demandan, hay un eje fuerte que vuelve sobre la región: el de la defensa de las semillas criollas. Y está emergiendo con mucha fuerza en la región el movimiento de mujeres. En la CLOC-LVC estamos discutiendo sobre lo que significa el patriarcado y los desafíos que tenemos como movimiento campesino, debatiendo sobre el feminismo campesino y popular como pilar ideológico del movimiento.

EN ESA SITUACIÓN QUE HEMOS DIBUJADO, ¿QUÉ PAPEL PUEDE DESEMPEÑAR BOLIVIA DONDE QUEDA AÚN UN GOBIERNO PROGRESISTA?

Bolivia es un faro muy importante que en la región está muy presente, no solo porque se mantiene firme en el proceso, sino porque sigue firme su dignidad, y lo vimos en la última asamblea general de la ONU, donde Evo Morales le dijo varias cosas a la cara a Trump. Pero también porque tiene una economía en crecimiento que, con todas sus contradicciones, ha demostrado que la nacionalización de los bienes naturales, del gas, recoge sus frutos con otra forma de mirar a la madre tierra en función de sus elementos pluriculturales. Sin duda, Bolivia es muy importante y ha sido un motor, por ejemplo, en el proceso de ratificación de los derechos campesinos antes mencionado.

AQUÍ EN EUROPA, Y EN CONCRETO EN EL ESTADO ESPAÑOL, TAMBIÉN SE DAN MUESTRAS DE DEBILIDAD DEMOCRÁTICA Y REAPARECE LA EXTREMA DERECHA. A OTRA ESCALA, PERO NO SENTIMOS MUCHA DISTANCIA RESPECTO A LAS REGRESIONES DE DERECHOS EN AMÉRICA LATINA. ¿CÓMO PODEMOS REFORZAR ESTAS ALIANZAS CON EL SUR DE EUROPA?

Son tiempos en los que las batallas de ideas son fundamentales y por eso hay que insistir en que la soberanía alimentaria es una bandera más que importante para establecer alianzas y diálogo. Necesitamos que sea parte de las discusiones políticas a todos los niveles: el campo, las calles y las instituciones. La soberanía alimentaria es un camino hacia una sociedad con más paz, con diálogo, con solidaridad. Sabemos que la cosa está complicada en el sur de Europa. Todas las luchas contra el fascismo y el imperialismo están conectadas y ayudan a las luchas que se dan en el otro lado.


 Fundacion Rosa Luxemburgo
Revista SABC
blog comments powered by Disqus

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.