Oleg LAZOVSKI

w1200gallineros

Foto: Jaime Escribano

Últimamente, es fácil ver titulares que vinculan al rural términos como despoblación, abandono, éxodo, etc. Efectivamente, en los últimos años numerosos estudios han mostrado que nuestro espacio rural (o la mayor parte de él) está atravesando un proceso de muda tanto económica como social. Para más inri, el proceso está siendo tan acelerado que nuestra capacidad de reacción se ve menguada por no saber contestar con precisión a una simple pregunta: ¿por qué lo estamos perdiendo? Algunas voces afirman que la transformación del sistema productivo, en su carrera por avanzar, ha dejado en el banquillo las dinámicas relacionadas con el rural. Otras aseguran que este fenómeno de transformación es algo cíclico y que los espacios rurales están en un proceso de adaptación a nuevos ritmos del mundo contemporáneo. A la postre hasta hay quien dice que el rural que conocimos antaño es muy aburrido y monótono, y que solo adquiriendo una multifuncionalidad de su espacio podrá alzarse de nuevo.


Cada vez más, podemos observar la constante evolución de los espacios rurales. Con frecuencia nos topamos con esa «multifuncionalidad», enclaustrada en acciones y proyectos de índole vacacional con la finalidad de aprovechar territorios con dinámicas clásicas en proceso de agotamiento. Efectivamente, las actividades turísticas se están proyectando como las hadas salvadoras de un rural cuyo olor ha cambiado de esencia. Estamos intentando levantar pilares nuevos sobre fundamentos añejos. Pero las leyes de la oferta-demanda guían estos procesos, y a menudo somos testigos de la siembra de reconstrucciones de aquello que antaño florecía de manera natural. Cabe destacar que el nuevo visitante del rural también ha cambiado. Con el paso del tiempo el frenetismo urbano ha ido forjando a la sociedad según sus normas, haciendo que la parábola entre el rural y la ciudad se abra progresivamente. Por ello, algunas personas ya no relacionan la aldea con el espacio residencial, sino con un santuario de reposo emocional lejos de la jungla de asfalto.

La idea de que el turismo salvará nuestro rural está ganando puntos in crescendo. Una actividad relativamente pionera se está haciendo hueco en unos territorios desarmados de ideas. Pero ¿qué se pretende lograr exactamente? Algunos proyectos, sobre todo en comunidades como Asturias y Galicia, apuestan por la reconstrucción de aldeas como símbolo de perdurabilidad de la memoria —pero sin olvidarnos de la finalidad lucrativa—. Un enfoque honorable, que pretende salvaguardar las diferentes vicisitudes que la aldea ha ido acumulando entre sus paredes durante muchos lustros. Pero el clon siempre dista del original, tanto en aspectos arquitectónicos —donde el pladur ha de convivir con la piedra de granito— como en aspectos socioculturales. Precisamente ese vacío social, carente del olor a leña quemada que recorría las calles de la aldea, es algo que el turista moderno está condenado a aceptar sin más. Donde antes sonaba la armoniosa orquesta del rural formada por la forja del herrero, el chiflo del afilador y el cacareo de las gallinas, hoy hemos de claudicar y aceptar el silencio de mala gana. Y es que la suma de objetos, circunstancias, olores y sonidos que formaban el concepto de aldea se ha disipado dando paso a una valiente reconstrucción.


     Las actividades turísticas se están proyectando como las hadas salvadoras de un rural cuyo olor ha cambiado de esencia.  
 

Soy un enamorado del rural, pero como la mayoría de los que me rodean soy incapaz de ser un amante fiel y dedicarle todo mi tiempo. Durante mis innumerables viajes por el rural gallego y asturiano he compartido una considerable cantidad de conversaciones de taberna con todo tipo de personas, tanto con las anfitrionas como con las urbanitas aventureras como yo. En buena parte, mi concepción del rural moderno está construida por el discurso de aquellas cuyo tiempo les permite disfrutar de ese ámbito en pequeñas raciones. Una de las reflexiones más significativas fue fruto de un discurso de un matrimonio madrileño (que rondaba los sesenta) y, cómo no, de un buen mencía. Con un tono de aceptación y sin notas de repudio afirmaban: «No hay tiempo. El tiempo nos domina. Siempre es el tiempo. Lo odiamos y lo queremos. La escapada rural nos hace olvidar por un instante ese vínculo, pero la inercia nos vuelve a empujar a la sumisión del tiempo, y volvemos a la ciudad de nuevo». Una reflexión que nos lleva a cuestionarnos de dónde viene ese magnetismo que nos hace regresar a la ciudad y por qué no encontramos en el rural lo que antaño saciaba nuestro apetito vital.

Hemos mutado, nos hemos dejado llevar por un río de neón que nos lleva hacia el otro extremo donde el tempo de la aldea ya no es capaz de llenar los nichos de nuestras necesidades cotidianas. Estamos ante una encrucijada, donde la comodidad y la impasibilidad amenazan con que el tiempo decida por nosotros. Y quizás llegue el día que nos topemos con un gallinero de plástico (que nunca hemos querido aceptar) construido con nuestras propias manos.

 

Oleg Lazovski
Grupo de Análisis y Modelización Económica de la Universidad de Santiago de Compostela
blog comments powered by Disqus

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.