Cooperativa Biopenyagolosa

Patricia Dopazo Gallego

 

En Vistabella del Maestrat (comarca valenciana de l’Alcalatén), puede hablarse abiertamente de ruralidad. Se encuentra a 1200 metros de altura, a una hora larga en coche desde Castellón y está incluida dentro de la zona de Europa con menor tasa de natalidad y mayor índice de envejecimiento. Allí se ubica la Cooperativa Biopenyagolosa, que desde hace 7 años está activando el tejido económico y social local.


 

Rocío nació en Vistabella y aquí ha vivido siempre, a excepción de la temporada de estudios de secundaria y universidad. Desde pequeña tuvo claro que quería desarrollarse profesionalmente en el pueblo y tras acabar ingeniería forestal y de montes, volvió para establecerse. Con 25 años formó parte del grupo de 7 personas que impulsó la creación de la cooperativa Biopenyagolosa en 2011, después de muchas y largas conversaciones en los bares. En este grupo estaban también Cristóbal y Pau, que llegaron al pueblo atraídos por su forma de vida.

TRAER AL PRESENTE LAS FORMAS DE VIDA TRADICIONALES

¿De qué se ha vivido aquí toda la vida? La cooperativa puso atención a las respuestas a esa pregunta para recuperar y mejorar esa economía agraria con valores añadidos. «Aquí siempre se han cultivado patatas porque es una zona muy alta y se dan las condiciones para ello. La tierra es muy buena. Antiguamente se cambiaban por manzanas en Villahermosa del Río, o se bajaban a la Plana para usarlas como semilla», cuenta Cristóbal. Así que se propusieron revalorar ese producto en rotación con cereales y leguminosas, crear una marca de calidad y hacer un trabajo cuidado de difusión.

El capital inicial lo aportaron cinco personas promotoras, pero también se hizo un llamamiento a la población y mucha gente colaboró económicamente y se quiso asociar. «Hay tres figuras: socio, socio productor y asociado. De forma progresiva hemos creado un grupo de 48 personas, bastante equilibrado en cuestión de género y edad, desde veintipocos a sesenta y pico», explica Rocío, que recuerda muy bien el entusiasmo de aquella época. El grupo impulsor creó un equipo de gestión, que ha ido rotando.

Decidieron tratar la tierra de forma respetuosa, como se hacía antiguamente, recuperar variedades locales y mantener y mejorar los sistemas de rotación para prevenir las plagas y evitar la formación de estructuras inadecuadas en la tierra. «Cuando empezamos, hubo una producción muy pequeña, pero se consiguió vender toda porque se hizo muy buen trabajo de presentación y de marketing y se empezó a oír hablar de la cooperativa. El segundo año aumentó y fue muy bien», recuerda Cristóbal. Una de las primeras decisiones fue poner en marcha un sistema participativo de garantía (SPG) para certificar las prácticas agroecológicas, porque en ese momento no podían permitirse la certificación ecológica oficial. Ahora ya la tienen, ya que les hacía falta para acceder a algunos mercados que no pueden comprarles sin el sello. «A medida que íbamos tomando decisiones hacia la agricultura ecológica hubo gente mayor que se quedó un poco fuera porque no se lo creían mucho, hay una tendencia muy fuerte a usar agrotóxicos, teníamos que explicarlo con mucha paciencia», cuenta Pau.

Biopenyagolosa surgió con el objetivo de ayudar a que la agricultura volviera a ser una forma de vida; por eso el primer año decidieron subir el precio de la patata, que se vendía entre 0,20 y 0,50 €/kg y fijarlo en 1€/kg. «A mí me gustaría que toda la gente que hace patatas en el pueblo, que es mucha, se uniera a la cooperativa, se lo creyera», dice Cristóbal. En la práctica, el trabajo que han realizado desde Biopenyagolosa repercute positivamente en toda la producción de la zona, sean o no personas asociadas. «Hemos hecho un trabajo importante: ferias, marketing, la marca de «Patata de Vistabella»…, que al final es toda, y es la marca de referencia. Ahora puede venderse a 1,20 €, lo que ha mejorado considerablemente la situación de partida».

Otro de los productos característicos de Vistabella es la trufa, que mueve mucho dinero. «El caballo de batalla», dice Cristóbal. La trufa es un hongo, pero necesita un árbol simbionte (encina, roble, coscojo, avellano...) para formarse. Crece debajo de la tierra, como un tubérculo, y se recoge con perros. «No se limpia, se vende con la tierra, que se paga también. Nosotros decidimos cambiar eso, limpiar la trufa y certificarla con Rocío, que es forestal. De esa manera pudimos buscar mercados con estándar de calidad alto para exportar y subir el precio». Con las trufas «menos buenas» hacen sal, aceite de trufa y miel trufada.

 
w600 biopenya2

Puesto de mercado de la Cooperativa Biopenyagolosa. Foto: Biopenyagolosa

w600 biopenya1

Rocío preparando el trabajo en la Cooperativa Biopenyagolosa. Foto: Biopenyagolosa

 

 

«SENTIMIENTO DE PUEBLO»

Otro de los objetivos de Biopenyagolosa es generar oportunidades para que la gente joven se quede en el pueblo. A pesar de que han mejorado las condiciones del trabajo agrícola, este sigue siendo un aporte económico más. «Ahora, con las nuevas ayudas de jóvenes agricultores, hay gente que se ha animado a buscar tierras y pedir las ayudas», dice Cristóbal. Hace dos años que la cooperativa ha contratado a uno de sus cooperativistas, a Pau, para trabajar en la distribución, y además ha generado otros proyectos, como Forestuber, otra cooperativa de trabajo asociado que tiene un vivero y un restaurante.

Vistabella tiene algo más de 300 habitantes, que viven mayoritariamente del turismo, la construcción, la ganadería y la agricultura de secano. «Es población envejecida», dice Rocío, «pero en los últimos años ha llegado gente de las capitales, como Pau, y entre semana hay bastante vida. La convivencia es genial y hay buen ambiente». Pau está de acuerdo. Él es de Valencia, pero se estableció aquí hace cinco años por la calidad de vida y por el entorno; hoy se define como agricultor. «Al principio vivía en un mas. Llegué a un acuerdo con el propietario, que me dejó vivir allí a cambio de que fuera arreglando algunas cosas. Podía hacer uso de las tierras, que ahora ya están recuperadas y trabajándose». Pau dice que en la vida de pueblo todo tiene nombre y apellidos, «a todo le pones cara, todo es muy cercano, sientes que estás más involucrado en todo y que tus decisiones son más vinculantes».

Como pasa en muchas zonas rurales, hay mucha gente que por estilo de vida o cuestiones de trabajo se ha marchado del pueblo, y vuelven solo en verano. «Pero aunque estén fuera y no muy vinculados con el día a día, son siempre del pueblo», dice Rocío. «Hay un sentimiento de pueblo muy arraigado. El que nace en Vistabella, aunque no viva aquí y solo venga el fin de semana, es de Vistabella; sin embargo, yo que vivo aquí, nunca seré de Vistabella», dice Cristóbal.

La cooperativa participa tanto como puede en las actividades del pueblo. «En las fiestas colaboramos con aportaciones, propaganda... Todos los años organizamos jornadas sobre las setas, las trufas y, dentro de la Semana Cultural, celebramos el día del cooperativismo. La verdad es que hay una colaboración muy estrecha entre ayuntamiento, organizaciones y comisiones de fiestas», cuenta Rocío.

SOSTENIBILIDAD DE LA ECONOMÍA Y DE LA VIDA

Los dos últimos años parece que no han sido muy buenos, especialmente por la sequía y los ataques de los jabalíes a los campos. «Pero bueno, nos llaman de muchos lugares, nos mantenemos», dice Cristóbal. Biopenyagolosa distribuye sus productos en tiendas de Castellón y Valencia y en grupos de consumo. Sueñan con llegar a impulsar una economía real y para eso piensan que el siguiente paso tendría que ser la elaboración de productos, poder hacer algo con todas las patatas que, por su aspecto, cuesta vender.

Pau habla de que hay una tendencia a autoexplotarse para que salgan las cuentas y eso pasa factura. Aunque están intentando ponerse límites para tener tiempo para otras cosas, muchas veces no lo consiguen. Rocío recuerda la etapa inicial, cuando estás siempre muy motivada. «Te vienes arriba y ese entusiasmo es un motor muy importante para poner en marcha proyectos como este. No paras porque es tu proyecto. Yo dedicaba mucho tiempo, pero hubo un momento que me di cuenta de que necesitaba cuidar otros ámbitos y distribuir el tiempo de otra manera».

Las asambleas de la cooperativa son clave para la toma de decisiones, pero también para estrechar las relaciones y evitar posibles conflictos. «En nuestro caso, al ser bastantes y tener mucho trabajo en equipo hay muchos cruces de motivaciones y mucha gente que está en la cooperativa por motivos diferentes: por hobby, porque se ganan ahí el jornal, porque les mola el proyecto… En las asambleas hablamos claramente de todo y alineamos esas expectativas», cuenta Rocío. «Ponemos mucha atención en eso, en estar bien avenidos. Nos cuidamos», dice Pau. «Una de las cosas buenas de Biopenyagolosa es que no somos grandes ni nuestra pretensión es cuanto más, mejor; sino cuanto mejor lo llevemos, mejor».


 

Patricia Dopazo Gallego
Revista SABC
Plataforma per la Sobirania Alimentària del País Valencià
 


Esperamos que este artículo te haya resultado interesante. Agradecemos tu apoyo

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.