Marta González Muñoz

 
Pintada en el edificio de la finca Cerro Libertad Marta Gonzlez

Pintada en el edificio de la finca Cerro Libertad. Foto: Marta González

La Finca Cerro Libertad Marta Gonzlez

La Finca Cerro Libertad. Foto: Marta González

 

ENTRE OLIVARES POLVORIENTOS

A escasos kilómetros de Jaén capital se encuentra la finca rebautizada como Cerro Libertad. Justo un año después de que Andrés Bódalo, sindicalista del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT) y exconcejal de Jaén en Común, entrara en prisión, el 1 de abril, unas 150 personas tomaron la iniciativa de ocupar la finca de Adarves Altos.

La finca tiene una superficie de 73 hectáreas, 64 de ellas de olivar que lleva 5 años abandonado. Había pertenecido a una persona dedicada al negocio de la construcción, presumiblemente para especular con el terreno, ya que en los alrededores se puede ver cómo han ido «creciendo» los chalés y urbanizaciones en lo que antes era una zona de huertas que alimentaba a Jaén. El terreno pasó a manos del Sareb (el banco malo), y actualmente pertenece a ANIDA, organismo del BBVA que gestiona sus propiedades inmobiliarias.

¿Qué hace un banco con una finca de 73 hectáreas, en una provincia con un 30 % de paro, principalmente agrario?

ACCIÓN-REACCIÓN

¡Andaluces, levantaos! ¡Pedid tierra y libertad! ¡Sea por Andalucía libre, los pueblos y la humanidad! No es un grito sindicalista, es el himno de Andalucía, una región cuya tasa de paro es de las más altas del Estado español, superando el 25 %, y donde el 5,13 % de las explotaciones agrarias concentran casi el 60 % de las tierras: tan solo 206 fincas tienen más tierra que 142.000 explotaciones.
Frente a esta situación de propiedad de la tierra y de alarmante desempleo, el SAT plantea acciones reivindicativas directas entre las que se prevé la ocupación de fincas, como es el caso del Cerro Libertad.

Según se recoge en el Estatuto de Autonomía de Andalucía, la tierra debe cumplir una función social, y en la Ley 8/1984 del 3 de julio de Reforma Agraria del Parlamento de Andalucía se establece, entre otras medidas, que el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía podrá acordar la expropiación del dominio o del uso de una finca si esta no cumple su función social.

Es así, el SAT justifica plenamente la ocupación de la finca, que llevaba 5 años abandonada y que previamente había estado a la espera de ser recalificada para la construcción de viviendas de lujo.

SI NO LO CREO, NO LO VEO

La curiosidad se juntó con la oportunidad, y el último lunes de julio fui a visitar el Cerro Libertad. Me recibieron como a una más, me invitaron a desayunar y nos sentamos a compartir un rato, antes de seguir con las tareas.

María fue la que salió a recibirme primero. Está allí desde el principio de la ocupación, ahora le acompañan sus dos nietos, Álvaro y Alejandro, mientras que a su hija le ha salido un trabajito para completar el PER, el subsidio agrario. Tiene otro hijo trabajando en Mallorca. Comentamos lo duro que es tener un trabajo digno. María es responsable de organización del SAT Jódar, y ha sido la única condenada por la ocupación de la finca. Junto a ella está desde el principio Curro (portavoz del SAT en la provincia de Jaén). También les acompañan Fran, de Pegalajar, y Zora, que viene con su hija de 4 años desde Málaga para estar unas semanas apoyando a sus compañeras y compañeros en el día a día.

«¡Tendrías que haber visto cómo estaba la vivienda cuando entramos!», María empieza a enseñarme fotos. No había ni puertas ni ventanas, solo se veían escombros y suciedad. «Todo lo estamos haciendo poco a poco, con la ayuda de la gente. Es increíble lo que estoy aprendiendo. La gente aunque no sepa hacerlo, se pone y aprende», dice María, ilusionada.

Antes de que la temperatura se hiciera insoportable, Fran y Curro me enseñan la huerta. Desde el 1 de abril han tenido muchísimo trabajo: desbrozar, hacer caballones, sembrar, montar el riego, etc. Al principio tenían que regar con garrafas. Ahora, orgullosos, pueden decir que el huerto está dando hasta para vender un poco. «Y para hacer conservas de pisto», bromean.

Los olivos están muy abandonados, llevan 5 años sin recogerse, y ahora hay que «espestugar», que es como aquí se le dice a quitar las varetas, desbrozar y cuidar la cubierta, y un sinfín de tareas. En noviembre esperan poder organizar las cuadrillas y recoger la aceituna. Calculan que la finca podría dar para pagar hasta 1000 jornales. Tienen también gallinas, conejos y dos cerdos. El trabajo no falta. Cuando el calor aprieta, toca trabajar en la vivienda, enlucir, cocinar, limpiar.

El enfoque que se plantea es agroecológico, nada de productos químicos. Quieren intentar comprender no solo el agroecosistema como una unidad de análisis, sino tener la visión global, una mirada hacia la soberanía alimentaria, como defienden desde el SAT.

Les pregunté qué opina el vecindario, qué les comentan, si criminalizan la acción o si les apoyan. Me contestan apelando al sentido común: «A ver, es una finca abandonada que tenía un banco para especular con ella, y lo que estamos haciendo es cultivarla y ponerla a producir».

El ambiente que se respira es muy familiar, con los niños y la niña corriendo y haciendo pequeñas trastadas, María cocinando el arroz con pollo y verduras de la huerta a la vez que limpia y recoge la casa, Zora pintando el nombre de la finca en la puerta de la entrada, y los chicos dando una vuelta a la huerta. Sobre el reparto de tareas, María me dice que «hoy ha tocado así, otros días yo también voy a la huerta, ayer Curro hizo el pisto. Con los jóvenes no se nota tanto y también hacen cosas en la casa y cuidan a los niños, pero sí, aún queda mucho que cambiar».

Me pasé toda la mañana persiguiéndoles de un lado para otro, para poder ir haciendo preguntas, para ver y entender cómo funciona el día a día. Mientras, no paran de trabajar, y va llegando gente de visita, a traer plantones, a saludar, o a ver qué se necesita.

A mediodía, me invitaron a comer, y allí empezaron también a hacerme preguntas a mí. Qué me había parecido, qué pensaba, y Álvaro me preguntó por qué no me quedaba también a dormir. Esta vez no puedo quedarme, pero quién sabe... Ahora toca esperar a que se imponga el sentido común, y la finca pueda ser una opción de vida para aquellas jornaleras y jornaleros que necesitan un pedazo de tierra para trabajar y vivir de ella.

LEGALIDAD O LEGITIMIDAD

La ocupación es una acción puntual con consecuencias a largo plazo. Es emocionalmente costoso. Me imagino el frío que tuvieron que pasar las primeras noches, hasta acondicionar medianamente la vivienda. Ahora, con orgullo, enseñan las fotos del antes y el después, parece una operación de cirugía estética. En el informe de daños y perjuicios de la Guardia Civil decían que la finca había sufrido mejoras. Obvio.

Ha habido mucha solidaridad y mucho trabajo. Compañerismo y acompañamiento. Parte de ese trabajo se ve ahora en los cambios visibles, pero hay también mucho trabajo invisible, de cuidados, sin el que nada habría sido posible.

Lo que en este caso es la lucha por un pedazo de tierra tiene que dar un salto de escala y traducirse en un movimiento de lucha por la reforma agraria y la soberanía alimentaria, un camino hacia la conquista de los derechos sociales. La voluntad política para el cumplimiento del Estatuto de Autonomía junto con la Carta de los Derechos Humanos, sería suficiente para la construcción de un mundo mejor. Otro mundo es posible.


 

¡CUIDADO/S!

El primer contacto con María fue para decirle que tenía que retrasar mi visita casi una semana. Ella me dijo que no había problema, que allí estarían esperándome. Y así fue. Cuando llegué, olía a café recién hecho.

La entrada a la finca es un camino polvoriento, de ese polvo blanco que solo se ve en los olivares y que se mete por todos los rincones. Se veían algunos cernícalos y comenzaban a chillar las chicharras. La bienvenida fue calurosa, como el día.

Desde el primer momento bromearon con que a todas las personas que van de visita las ponen a trabajar, y un segundo después estaba ayudando con una escoba en la mano detrás de María, y luego en la cocina con el gazpacho y el arroz. Tuve que desistir de hacer una entrevista al uso, porque había que perseguirla por toda la finca mientras ella hacía tareas, y yo tampoco podía anotar mucho mientras cortaba tomates.

Radio Olé de fondo, los niños jugando y los perros cruzándose peligrosamente a cada paso. Un papel en la puerta del frigo decía: «Rellena la botella de agua, a todas nos gusta beber agua fresca». Barrer, ordenar, hacer las camas, cocinar, poner y quitar la mesa, lavar los cacharros, planificar qué comer, lavar la ropa, tender, doblarla, cuidar que los niños coman y duerman, hacer las conservas, recibir a las visitas..., y así podría seguir con la lista, que aunque no se suele ver, al igual que el agua fresca, a todas nos gusta.

El trabajo productivo de la finca implica todo un trabajo de sostenimiento, de cuidados, de interdependencia, por eso: ¡Cuidado! Nos nos olvidemos de los cuidados.

 

Marta González Muñoz

Voluntaria de Ingeniería Sin Fronteras Andalucía



 


Esperamos que este artículo te haya resultado interesante. Agradecemos tu apoyo

blog comments powered by Disqus

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.