Grain

grain cab

Es común escuchar a las personas que viven de la ganadería hablar de las dificultades que tienen para salir adelante con su oficio. Y aun así, suelen decir que debería comerse menos carne. ¿Va en contra de su negocio? No, se refieren a la carne que habitualmente se consume, barata e industrializada, muy diferente a la de modelos como el suyo, desde los ecológicos a los convencionales, pero siempre a pequeña escala, con buen trato a los animales y en contacto con la tierra. En este artículo se argumenta la sabiduría de su propuesta.

 

LA PARADOJA DEL HUEVO O LA GALLINA

El gráfico que ilustra la evolución de la producción mundial de carne desde la década de los sesenta hasta la actualidad es una línea creciente que quintuplica la cifra de partida. Esta progresión siempre se relaciona con el incremento de la demanda, fundamentalmente por el aumento de los ingresos de las familias en los llamados «países en desarrollo», ya que las grandes cifras muestran que existe una correlación positiva entre la evolución de los ingresos y el consumo de carne. Sin embargo, si desgranamos estas grandes cifras y vemos los diferentes elementos que las componen, por ejemplo, el tipo de carne consumida; observamos que el mayor incremento se da en las carnes de pollo y cerdo, es decir, en aquellas carnes de menor precio procedentes fundamentalmente de sistemas de ganadería industrial. Si, por otro lado, cruzamos estos datos con las ayudas que instituciones como el Banco Mundial han otorgado a los «países en desarrollo», comprobamos que muchas de ellas van destinadas a la instalación de macrogranjas de pollo y cerdo, como estrategia de promoción del «desarrollo» en dichos países.

La cercanía temporal entre el incremento de la producción y el del consumo es tan grande que realmente cuesta saber qué fue antes, si la producción o la demanda. En cualquier caso, queda claro que no podemos aseverar que el incremento de producción responde exclusivamente a un incremento de la demanda. Es un hecho multicausal y la puesta en el mercado de carne barata de pollo y cerdo por los organismos multilaterales también ha desempeñado un papel relevante. Nos encontramos, por tanto, ante la paradoja del huevo y la gallina.

grain grafic001

 

RESPONSABILIDAD DE LA INDUSTRIA CÁRNICA EN EL PAISAJE GLOBAL

En cualquier caso, inducido o no, el consumo actual de carne barata proveniente de modelos productivos industriales es, en general, muy elevado y sus consecuencias en la salud humana son irrefutables. Está demostrado que rebajar el consumo de carne disminuye a un 34 % el riesgo de padecer cáncer de colon, enfermedades cardíacas y pulmonares, [1] lo que reduciría la mortalidad mundial un 6-10 % para el 2050, y se traduciría en un ahorro de 735 mil millones de dólares anuales en costos sanitarios. [2]

Pero, además, el modelo de producción intensiva de carne es un continuo de nefastas implicaciones que empieza en la deforestación de territorios para dar paso a la entrada de ganadería pero sobre todo para dar espacio a los monocultivos que la alimentarán, entre los que destacan la soja y el maíz, ambos transgénicos y que en países como Argentina o Paraguay ya ocupan más de la mitad de los terrenos cultivables. De hecho, actualmente más de una tercera parte de los cereales producidos en el mundo se usa para alimentar al ganado estabulado en lugar de alimentar directamente a las personas. De esta forma, más de un 40 % de la tierra fértil se dedica, directa o indirectamente a la ganadería.

Sabemos que las condiciones de engorde y confinamiento representan un atentado contra el bienestar animal y las medidas de mejora que se van introduciendo aún dejan mucho que desear. También sabemos que estas condiciones son el caldo de cultivo donde se originan graves crisis alimentarias como la de las vacas locas, los casos de contaminación con E. coli, la gripe A o los repetidos brotes de gripe aviar. Sin olvidarnos de problemas asociados, como el abuso en el suministro de antibióticos a los animales en muchas de estas macrogranjas (en EE. UU. se aplican cuatro veces más antibióticos al ganado que a las personas). [3] En parte, esta práctica es la responsable de la resistencia a los antibióticos que se está generando en el uso médico humano y que es la causa de que mueran cada año unas 25.000 personas solo en Europa.

También queda muy claro que tanta ganadería no asociada a la disponibilidad de tierra genera un grave problema medioambiental al no poder gestionarse correctamente los purines. [4] En el caso del Estado español solo la industria porcina produce cada año más de 60 millones de metros cúbicos de purines que sin poder ser absorbidos por la tierra acaban contaminando fuentes, manantiales y acuíferos. Cada año el Grup de Defensa del Ter analiza las fuentes de la comarca de Osona, donde tiene una gran presencia este modelo de macrogranjas de cerdos, y sus resultados se repiten: el 40 % de las fuentes tiene nitratos por encima del valor límite que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Acabemos con esta larga lista centrándonos en sus responsabilidades en el cambio climático. En concreto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que la producción de carne genera mayor emisión de gases con efecto invernadero que todo el transporte mundial. También calcula que, si no hacemos nada al respecto, las emisiones del sector aumentarán un 30 % más de aquí al 2050. [5] No es posible continuar por este camino sin rebasar el objetivo establecido por los gobiernos en la Cumbre del Clima de París en 2015, que es de 2 ºC para el año 2050. Reducir la producción y consumo de carnes y lácteos es un imperativo, especialmente en EE. UU., Europa y otras naciones ricas que llevan décadas subsidiando la producción industrial de carnes y lácteos. Las leyes en estos países han generado ganancias astronómicas para las corporaciones, erosionando la salud de sus poblaciones mientras dañan las condiciones climáticas del planeta.

EL CONSUMO DE CARNE DESDE UN PUNTO DE VISTA METABÓLICO

Eduardo Aguilera

Laboratorio de Historia de los Agroecosistemas, Universidad Pablo de Olavide, Sevilla

En la agricultura tradicional predominaba un modelo agrosilvopastoril en el que los usos del territorio estaban fuertemente integrados y los animales cumplían importantes funciones, proporcionando la energía de tiro y una fuente de fertilización. A mediados del siglo XX se aceleró la industrialización de la agricultura española, pasando a un modelo basado en el uso de insumos de origen fósil y la apertura internacional. En particular, la entrada masiva de piensos, sobre todo soja de Latinoamérica, permitió un hiperdesarrollo de la cabaña ganadera estabulada. Esta cabaña se hacía cada vez más «eficiente» en la producción de carne, leche y huevos por unidad de alimento consumida (y de trabajo humano invertida), pero con múltiples costes no contabilizados. Algunos de ellos son directos, como el sufrimiento animal o el abuso de químicos en las explotaciones, y otros son indirectos, como desvela el análisis metabólico, que estudia los flujos biofísicos (energía, materiales, emisiones) en la naturaleza y la sociedad.

El estudio del metabolismo de la agricultura española muestra:

    • Desacoplamiento entre la biomasa producida y la consumida, es decir, el consumo de pienso concentrado creció por encima de la capacidad del territorio de abastecerlo, externalizando los impactos de su producción fuera del Estado y, dentro de él, ocasionando problemas derivados del abandono del monte.
    • Fuerte dependencia de la energía no renovable, lo que es especialmente preocupante en un contexto de pico del petróleo y cambio climático.
    • Incremento de pérdidas de nitrógeno y otros nutrientes por el aumento en el uso de fertilizantes químicos y en la concentración de animales en áreas especializadas en la ganadería industrial, con impactos sobre los ecosistemas locales, el clima y la salud humana.
    • Multiplicación de gases de efecto invernadero.

Estos cambios son la respuesta a la demanda de productos de origen animal que se incrementó un 330 % en el último siglo. La ganadería industrial es inadmisible desde un punto de vista ético y ambiental, pero la ganadería extensiva, la vinculada al territorio, no puede abastecer el voraz apetito carnívoro de nuestra sociedad. Sí que podría, en cambio, desarrollarse mucho más de lo que está ahora, combinando conocimiento tradicional y científico para recuperar las funciones ecológicas de estos animales y su uso como complemento de una dieta humana mayoritariamente vegetal.

 

CULPAR A LA PEQUEÑA PRODUCCIÓN

Todos estos efectos nos obligan a reconsiderar con urgencia el modelo de producción ganadera y para ello es fundamental la precisión y la insistencia en que esta problemática se deriva de un modelo de producción concreto que potencia las granjas enormes de gallinas, cerdos o vacas, alimentados mayoritariamente con piensos, que en la mayoría de los casos no ven la luz y acaban siendo sacrificados en lejanos mataderos centralizados. Su carne, leche o huevos se comercializa en las grandes superficies o en la restauración de comida rápida.

A pesar de ello, es preocupante cómo se generaliza y se culpa de estos efectos —especialmente el climático— también a la ganadería a pequeña escala o extensiva, que practica un manejo totalmente diferente, con una cantidad de animales a los que sí puede garantizar una parte de su alimentación con pastos o ensilados. De hecho, fruto de una presión intensa de la industria pecuaria sobre la FAO y otras agencias de la ONU, se está imponiendo la medición de la emisión de gases con efecto invernadero a partir de la llamada «intensidad de emisión». Con esta fórmula se miden las emisiones con base en unidades de producción (por kilo de carne, litro de leche o unidad de proteína). Con este método de cálculo, como los animales criados de manera intensiva son mucho más productivos, tienen menor «intensidad de emisión» que los animales criados de forma tradicional, que crecen según su ritmo natural, ya que no consumen alimentos de alto contenido proteico, como los piensos, ni antibióticos ni hormonas como estimuladores de crecimiento, a diferencia de la ganadería intensiva y que, además, tiene muchos más usos. De esta manera, el mensaje final que la industria quiere dar es que las pequeñas fincas tradicionales sufren una «brecha en intensidad de emisión» y deben transitar hacia una «intensificación sustentable» o, de manera más amplia, hacia una «agricultura climáticamente inteligente».

Cuando se trata de ganado bovino, las «trampas contables» en favor de los modelos industrializados aún son más graves pues es frecuente que quienes diseñan las políticas no tomen en cuenta en sus cálculos la capacidad de almacenamiento de carbono de las praderas naturales. En su informe de 2013 sobre ganado y clima, la FAO explica que no puede calcular los cambios en el volumen del carbono en el suelo en praderas permanentes «debido a la falta de bases de datos y modelos globales». Si bien es cierto que no son cálculos fáciles, obviarlos es una manera de subestimar la capacidad significativa de absorción del carbono del aire que tienen las praderas con pasto para ganado bien manejadas. Las investigaciones de GRAIN han demostrado que, si con las políticas e incentivos correctos, se recuperara el nivel de materia orgánica en pasto, praderas y otros suelos agrícolas de hace unos cincuenta años, se conseguiría reducir el 24-30 % de las emisiones globales de hoy. Por el contrario, si obedeciendo a las demandas de la ganadería industrial, se sigue acabando con estas praderas —que hoy cubren una cuarta parte de la superficie de la tierra, dos tercios de la tierra agrícola— para establecer cultivos que alimenten a animales sin acceso a la tierra, las consecuencias climáticas y ecológicas serán considerables. Solo en los EE. UU., entre 2009 y 2015, 21 millones de hectáreas de praderas se convirtieron a la producción de cultivos y muchas de ellas se destinaron a suministrar pienso para la ganadería industrial, liberando tanto carbono hacia la atmósfera como ¡670 millones más de vehículos en las autopistas! [6]

Pero el problema más importante es que el modelo de cálculo de «intensidad de emisiones», que ahora incentivan las empresas productoras de carne y lácteos como base para las políticas nacionales, además de parcial y falseado es muy reduccionista, pues deja completamente de lado otros aspectos ambientales y todas aquellas repercusiones sociales, de salud y bienestar de los animales, en los que la agricultura mixta y la ganadería a pequeña escala se demuestran muchísimo más ventajosas. No son aceptables estas políticas que desde «retoques técnicos» no abordan la necesidad de alejarse de la producción industrial de carne y lácteos, cargando de manera injusta la reducción de las emisiones sobre las pequeñas fincas, que no tienen responsabilidad en la crisis climática.

 

grain grafic02 a
grain grafic02 b
 

EL DINERO QUE ALIMENTA A LA INDUSTRIA CÁRNICA

Si queremos lograr un impacto significativo sobre el cambio climático, hay que tener claro que la carne y los lácteos industriales son el verdadero problema. Es importante y bienvenido el apoyo para que la producción a pequeña escala adopte métodos sostenibles, pero al mismo tiempo el esfuerzo por reducir el consumo y la producción de carne y lácteos debe concentrarse especialmente en Norteamérica y Europa, junto a algunos países de América Latina, como Brasil, ya que son las grandes maquinarias las que mueven la ganadería industrial.

Sin embargo, los esfuerzos por atacar el problema chocan con una resistencia agresiva por parte de las corporaciones productoras de carne y lácteos, debido al enorme volumen de beneficios que mueven. «Me han presionado por sugerir que las personas consuman menos carne», señala Rajendra Pachauri, presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) entre 2002 y 2015. La FAO fue criticada por la industria de la carne tras publicar un informe en 2006 donde se decía que la ganadería participa con 18 % de las emisiones globales de gases con efecto de invernadero. «Ustedes no creerían cuánto nos atacaron», señala Samuel Jutzi, director de la división de producción y salud animal de la FAO. [7]

Como se apuntaba al principio, entre las causas de este sobreconsumo de carne y lácteos industriales están los subsidios enormes que hacen posible precios tan baratos. En 2013, los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) repartieron 53.000 millones de dólares a la industria productora de carne. Por su parte, la Unión Europea pagó 731 millones de dólares solamente a su industria de ganado vacuno [8] y, el mismo año, el Departamento de Agricultura estadounidense pagó más de 500 millones de dólares a solo 62 empresas (incluyendo la multinacional Tyson Foods) para conseguir colocar carne y lácteos en las bandejas de comida de las escuelas. [9]

 

Principales compañías productoras de carne del mundo (2014)

grain tabla01

Recopilado por GRAIN a partir de documentos de las propias compañías y otras fuentes. Notas: (a) Solo ventas en EUA, 2012. (b) Ventas de vacuno, cerdo y ternera, siendo el vacuno el 51 % del peso. (c) Incluye ganancias de la producción de alimentos para mascotas y el reciclaje de aceite vegetal.

Las compañías avícolas más grandes del mundo (2014)

grain tabla02

Fuente: WATT Global Media, «Strong market outlook for world’s poultry producers», Poultry International, noviembre de 2015.

Compañías productoras de cerdo más grandes del mundo (2014)

grain tabla03

Fuente: WATT Global Media & Pig International, «World’s top 10 pig producers», 18 de noviembre de 2015.

 

De la misma manera un 60 % de las ayudas directas de la PAC en el Estado español se dedican directamente a la ganadería industrial o a los piensos que esta requiere, cifras muy similares a los subsidios agrícolas de EE. UU., donde casi dos tercios se destinan a la carne y los lácteos, gran parte a través de la producción de alimento animal.

Además, si observamos las medidas que regulan los flujos de comercialización de estos alimentos debemos poner atención en cómo los grandes acuerdos comerciales entre los principales bloques comerciales, como el TTIP, el CETA o el TPP, impulsan la expansión de la ganadería industrial. Estos acuerdos promueven artificialmente la producción y el consumo de carne y lácteos baratos a partir de la disminución de los aranceles que protegen a la producción local, con armonizaciones de las medidas higiénico-sanitarias que benefician a la industria y con mecanismos de solución de disputas Estado-inversor (ISDS, por sus siglas en inglés) que podrían, por ejemplo, sancionar a un gobierno si eleva los impuestos sobre el consumo de carne industrial.

Es necesario revertir urgentemente la presión de las cadenas de valor consagradas en las dinámicas de los grandes acuerdos de comercio global, acabar con las subvenciones a la carne industrial y conseguir que la industria pague por el daño social y ambiental que ha ocasionado. Tenemos que ser conscientes de esto y redirigir las inversiones y las políticas hacia el apoyo a los mercados locales de productos procedentes de la ganadería sostenible y a pequeña escala.

NOTAS:

[1] Kris Murray, «How eating less meat could help prevent extinction, climate change, cancer and the next pandemic», Grantham Institute, Imperial College, Londres, 20 de septiembre de 2016. Disponible en granthaminstitute.wordpress.com

[2] Marco Springman et al. «Analysis and valuation of the health and climate change co-benefits of dietary change», Proceedings of the National Academy of Sciences, 12 de abril de 2016.

[3] Grain. «USA: The meat industry now consumes four-fifths of all antibiotics». Disponible en línea

[4] «¿Un país para cerdos? Un nuevo informe desvela los impactos de la industria española del porcino». Disponible en veterinariossinfronteras.org

[5] Agriculture, Forestry and Other Land Use Emissions by Sources and Removals by Sinks. Disponible en PDF

[6] World Wildlife Fund, «Plowprint Report», 2016. Disponible en PDF

[7] Robert Goodland Memorial Lecture, Banco Mundial, 6 de mayo, 2014. Disponible en YouTube

[8] Rob Bailey et al., Livestock – climate change’s forgotten sector, Londres: Chatham House, diciembre 2014. Disponible en línea

[9] Physicians Committee for Responsible Medicine, «Who’s making money from overweight kids?». Verano 2015. Disponible en PDF

Grain.org


  PARA SABER MÁS

   Grain. «Tomar el toro por los cuernos: reducir la producción industrial de carne y lácteos puede frenar su impacto negativo en el clima». Disponible en línea

   El atlas de la carne. Fundación Heinrich Böll. Disponible en PDF

 


Esperamos que este artículo te haya resultado interesante. Agradecemos tu apoyo

blog comments powered by Disqus

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web.

Si continúas navegando, aceptas su uso. Saber más

Acepto
El sitio web de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas (www.soberaniaalimentaria.info) utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene un pedido de compra.

¿Cómo utiliza Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas las cookies?

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas tan solo utilizará las cookies que nos dejes utilizar. Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de tus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en tu ordenador y podrás borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de tu navegador. Podrás encontrar más información al respecto más adelante.

1. Cookies propias

Se trata de cookies técnicas que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visitas o si se produce algún error) y que también ayudan a Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas a la localización y solución de problemas del sitio web. Las cookies técnicas son imprescindibles y estrictamente necesarias para el correcto funcionamiento de un portal web y la utilización de las diferentes opciones y servicios que ofrece. Por ejemplo, las que sirven para el mantenimiento de la sesión, la gestión del tiempo de respuesta, rendimiento o validación de opciones.

Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que navegues por el sitio.
  • Que www.soberaniaalimentaria.info recompile información sobre cómo utilizas la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre ti que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de tus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.
Si tienes dudas o quieres hacernos alguna pregunta respecto de las cookies que utilizamos, puedes remitirnos tu consulta al correo electrónico info@soberaniaalimentaria.info

2. Cookies de terceros

Existe una serie de proveedores que establecen las cookies con el fin de proporcionar determinados servicios. Podrás utilizar las herramientas de estos para restringir el uso de estas cookies. La siguiente lista muestra las cookies que se establecen en la página web www.soberaniaalimentaria.info por parte de terceros, los fines para los que se utilizan y los enlaces a páginas web donde se puede encontrar más información sobre las cookies:

·       Cookies analíticas:

Las cookies de Google Analytics se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan este sitio web. La información sirve para elaborar informes que permiten mejorar este sitio. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba en nuestro sitio web.

http://www.google.com/intl/es/policies/privacy        

·       Cookies técnicas:

AddThis es una empresa tecnológica que permite a los sitios web y a sus usuarios compartir fácilmente el contenido con los demás, a través de iconos de intercambio y de los destinos de bookmarking social. Las cookies AddThis se utilizan con el fin de habilitar el contenido para ser compartido. AddThis también se utiliza para recopilar información sobre cómo se comparte contenido del sitio web. Las cookies ayudan a identificar de forma única a un usuario (aunque no de forma personal, sino en cuanto a dirección) para no repetir tareas dentro de un periodo de tiempo especificado.

http://www.addthis.com/privacy

Disqus es un servicio gratuito que permite añadir comentarios a diferentes elementos de este sitio web. Disqus guarda en cookies tu identificación anterior en este sitio web o en otro para que no sea necesario iniciar sesión cada vez que utilices el mismo navegador.

https://help.disqus.com/customer/portal/articles/466259-privacy-policy

Cómo desactivar las cookies

Para cumplir con la legislación vigente, tenemos que pedir tu permiso para gestionar cookies. En el caso de seguir navegando por nuestro sitio web sin denegar su autorización implica que aceptas su uso.

Ten en cuenta que si rechazas o borras las cookies de navegación algunas características de las páginas no estarán operativas y cada vez que vayas a navegar por nuestra web tendremos que solicitarte de nuevo tu autorización para el uso de cookies.

Puedes modificar la configuración de tu acceso a la página web. Debes saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en tu equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de tu navegador:

Configuración de cookies de Internet Explorer

Configuración de cookies de Firefox

Configuración de cookies de Google Chrome

Configuración de cookies de Safari

Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas no es titular ni patrocina los enlaces indicados anteriormente, por lo que no asume responsabilidad alguna sobre su contenido ni sobre su actualización.

El usuario puede revocar su consentimiento para el uso de cookies en su navegador a través de los siguientes enlaces:

Addthis: http://www.addthis.com/privacy/opt-out

Google Analytics: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=None

Google, Twitter, Facebook y Disqus: A través de los ajustes de cada navegador más arriba indicados para la desactivación o eliminación de cookies.